LBD ó el clásico vestido negro: Un «must».

¿Qué decir del LBD que no esté dicho ya? Pues eso: ¡Que todas deberíamos tener en el armario un vestido negro que nos sirva para todas las ocasiones! Sencillo pero con estilo.

Contra menos adornos tenga mejor, así lo puedes accesorizar según la ocasión.

Yo tengo el mío que es recto de arriba y luego un poco abullonado por la parte de abajo, lo he llevado a multitud de eventos cambiando los complementos. ¡Es mágico! Le añades los complementos de temporada y seguro que ¡aciertas!

Así que cuando el otro día fui a la estética a hacerme las cejas (mis cejas solo dejo que las toque Virginia, esto daría para otro artículo…) y me encontré a Virginia luciendo su magnífico LBD, no me pude resistir a tomar unas fotos…

El vestido de Virginia recto, por debajo de las rodillas, súper femenino, lo combina con cinturón finito para marcar cintura, unos Mary Jane bien altos y le da el contrapunto con un reloj masculino. ¡Bravo Virginia! ¡Nos gusta!